Sísmica victoria de Sinn Féin alimenta debate sobre el futuro británico

THE OBSERVER — DOMINGO, 8 DE MAYO DE 2022

  • Presidenta de la agrupación plantea tema de la unificación
  • Nacionalistas se convierten en el partido más grande de Irlanda del Norte

Irlanda del Norte ha caído en una crisis política después de que el triunfo electoral de Sinn Féin desencadenara la convocatoria de un referéndum sobre una Irlanda unida, y el Partido Unionista Democrático (DUP) prometiera impedir la formación de un nuevo ejecutivo de poder compartido en Belfast.

Jubilosos partidarios de Sinn Féin han celebrado en toda la región el sábado luego que el recuento final de votos confirmara una victoria histórica, que convirtió al movimiento exportavoz del IRA en el partido más grande — con derecho a nominar al primer ministro nacional.

Sinn Féin obtuvo el 29% del voto de primera preferencia y será el partido más grande en la asamblea legislativa de Stormont — un momento sísmico para un estado diseñado hace un siglo para tener una mayoría unionista permanente.

El partido — otrora dirigido por la figura del proceso de paz irlandés Gerry Adams — busca abolir lo que considera una entidad ilegítima, y evita el término Irlanda del Norte llamándolo simplemente «el Norte», lo que presenta un desafío existencial para Reino Unido. Los parlamentarios electos de Sinn Féin habitualmente boicotean Westminster.

En un guiño a la unificación irlandesa Michelle O’Neill, vicepresidenta del partido y primera ministra electa, dijo: “Es un momento decisivo para nuestra política y para nuestra gente. Hoy marcamos el inicio de una nueva era, que creo que nos presenta a todos la oportunidad de reinventar las relaciones en esta sociedad sobre la base de la equidad, la igualdad y la justicia social, independientemente de antecedentes religiosos o sociales.”

O’Neill agregó que ya es hora de que Irlanda del Norte y del Sur hablen sobre una nueva isla compartida. “Tengamos un debate saludable sobre cómo es nuestro futuro.”

Mary Lou McDonald, líder de Sinn Féin, tuvo un mensaje para sus rivales unionistas: “No tengan miedo. El futuro es brillante para todos.” Agregó que había una responsabilidad colectiva de hacer que el Gobierno «se ponga en funcionamiento rápidamente». “Este no es momento para hacer teatro, este no es momento de jugar, este es el momento de una política de asociación sensata entre adultos. Eso es lo que el pueblo quiere,” dijo.

“La idea, en un momento de crisis del costo de vida, de mantenerse al margen y hacer que nos enfrentemos, y mucho, es para nosotros impensable. Por ello haríamos un llamado a todos para que hagan un balance.”

Sinn Féin ha estado en el poder en Stormont con otros partidos durante 15 años y prometió hacer que la región funcione, pero envió un mensaje claro al gobierno de Boris Johnson de que ahora hay en agenda un referéndum sobre una Irlanda unida.

La creciente popularidad del partido en la República de Irlanda, donde lidera la oposición en el parlamento de Dublín, se sumará a las alarmas que ya suenan con fuerza en el número 10 de Downing Street.

Según el Acuerdo [de paz] del Viernes Santo, se presume que el secretario de estado de Irlanda del Norte convocará a un referéndum si parece probable que la mayoría quiera una Irlanda unida. Las encuestas muestran que la mayoría de la gente está a favor de quedarse en Reino Unido, pero el Sinn Féin espera cambiar la tendencia en los próximos cinco a diez años.

El sábado por la noche el secretario de estado norirlandés, el conservador Brandon Lewis, instó a los partidos políticos de Irlanda del Norte a formar un ejecutivo lo antes posible. “En los próximos días me reuniré con todos los líderes de partido y los instaré a restaurar las instituciones de Stormont lo antes posible, comenzando con la nominación de un presidente de la asamblea dentro de ocho días,” dijo.

“El Gobierno sigue comprometido con el Acuerdo de Belfast (de Viernes Santo) y seguirá trabajando con los partidos de Irlanda del Norte y el gobierno irlandés para cumplir su visión de reconciliación, igualdad, respeto por los derechos y paridad de estima.”

“Juntos, debemos avanzar hacia un futuro más brillante. Eso significa cumplir con todas las personas de Irlanda del Norte.”

La victoria de Sinn Féin provocó un enfrentamiento con el DUP, el cual perdió su preeminencia en las elecciones y cayó al segundo lugar con el 21,3% del voto de primera preferencia, una humillación que subrayó una crisis más amplia que envuelve al unionismo desde el Protocolo de Irlanda del Norte — que estableció una frontera comercial en el Mar de Irlanda después del Brexit.

El líder del DUP, Jeffrey Donaldson, dijo el sábado que se negaría a unirse a una nueva administración descentralizada hasta que el Gobierno de Reino Unido «revisara» el protocolo. Eso paralizaría a Stormont, poniéndolo a cargo de una administración interina, y presionaría al primer ministro para que modifique el Protocolo para finalizar el estancamiento. Se espera que éste dure semanas, o incluso meses, y posiblemente conduzca a una nueva elección.

La semana pasada, en una señal de incertidumbre en el Gobierno sobre cómo proceder, los ministros en Londres dejaron en claro que, en el Discurso de la Reina esta semana, no presentarían un proyecto de ley que les otorgara poderes para anular el Protocolo, habiendo informado previamente que sí lo harían.

El sábado — después de haber visto a su partido aumentar su número de escaños en el parlamento de Escocia, a pesar de haber estado en el poder durante 15 años — la primera ministra escocesa Nicola Sturgeon dijo que la actuación de Sinn Féin en Irlanda del Norte había puesto de manifiesto que ahora había grandes interrogantes sobre el futuro de Reino Unido como entidad política.

“No hay duda de que en este momento se le hacen grandes y fundamentales preguntas a Reino Unido como entidad política,” declaró Sturgeon. “Se les pregunta aquí en Escocia, se les pregunta en Irlanda del Norte, se les pregunta en Gales y creo que vamos a ver algunos cambios fundamentales en la gobernanza del Reino Unido en los próximos años — y estoy segura que uno de esos cambios va a ser la independencia de Escocia.”

La renovada batalla por el lugar constitucional de Irlanda del Norte en la unión se produjo a pesar de un aumento dramático en el apoyo al centrista Partido Alianza, que alcanzó un 13,5% del escrutinio que lo coloca en el tercer lugar y muestra la creciente influencia de un tercer bloque que evita las dos etiquetas, la nacionalista y la unionista. El líder adjunto y parlamentario de Alianza, Stephen Farry, dijo que a pesar del éxito del Sinn Féin la mayoría de los votantes habían apoyado a los partidos que querían reformar o eliminar el Protocolo. Instó al DUP a trabajar con los demás partidos en resolver el problema, y no en “sumergir a Reino Unido en una nueva guerra con la UE”.

Sin un primer ministro y un viceprimer ministro el ejecutivo no puede funcionar plenamente, y los ministros se limitan a continuar pero sin formular nuevas políticas, aprobar presupuestos ni introducir las reformas sanitarias que tanto se necesitan.

Fuentes de alto rango del DUP dijeron que buscarán una cumbre urgente con ministros en Downing Street para transmitir el mensaje de que su boicot podría detener la asamblea hasta Navidad.

Si no se forma un ejecutivo, el secretario de Irlanda del Norte debe convocar a una nueva elección, que debe celebrarse dentro de 12 semanas — lo que retrasará las posibilidades de un gobierno descentralizado completo hasta diciembre.

—————

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s