Gran Bretaña, cerrada

Image

THE GUARDIAN — SÁBADO, 21 DE MARZO DE 2020

Cierran pubs, cafés y restaurantes desde anoche y hasta nuevo aviso

Boris Johnson ha dado el extraordinario paso de ordenar el cierre de pubs, clubes y restaurantes en todo Reino Unido el viernes, y ha anunciado un plan de apoyo salarial sin precedentes para tratar de evitar un tsunami por pérdida de empleos.

Al anunciar la decisión en la lucha contra el coronavirus, el primer ministro dijo que era consciente de que iba en contra de lo que llamó “el derecho inalienable de los ingleses de ir al pub”.

Por su parte, el canciller Rishi Sunak reveló que los fondos públicos de los contribuyentes cubrirían el 80% del coste salarial de los trabajadores “suspendidos” — o enviados temporalmente a casa — por las empresas afectadas por la crisis.

Johnson se ha visto sometido a una presión cada vez mayor para tomar medidas más estrictas a medida que las medidas de distanciamiento social anunciadas el lunes, incluida la recomendación de evitar todo contacto social innecesario, fueran prácticamente ignoradas.

La decisión de ordenar el cierre nacional solo se decidió finalmente en una reunión de la tarde del comité de crisis del gobierno — Cobra — que terminó poco antes de que el primer ministro hiciera el drástico anuncio.

Un tema resuelto en la reunión fue el momento en que debía tener lugar con varias opiniones — incluida la del alcalde de Londres, Sadiq Khan, y otras — instando a que fuera el viernes por la noche y no al día siguiente.

A primera hora del viernes, el gobierno ya había decidido que se ordenara el cierre de los locales en Londres. Por la tarde, la evidencia científica presentada hizo que los planificadores del manejo de la crisis creyeran que tenía que ser un cierre nacional.

Johnson dijo que con el acuerdo de los tres gobiernos delegados, “les decimos a los cafés, pubs, bares y restaurantes que cierren esta noche, tan pronto como sea razonablemente posible, y que no abran mañana”. Sí les sería permitido vender comidas y bebidas para llevar, agregó.

Johnson agregó que se estaba dando la misma instrucción a clubes nocturnos, teatros, cines, gimnasios y centros de ocio. Las nuevas medidas de distanciamiento social se revisarán todos los meses para ver si alguna podría flexibilizarse.

El anuncio llegó a las 5 pm, justo cuando cientos de miles de personas disfrutaban de una pinta de cerveza después del trabajo. Algunos pubs dijeron que cerrarán, pero algunos otros no han mostrado signos de prestar atención a las instrucciones.

La policía — que se esperaba hiciera cumplir la prohibición respaldada por la ley — dijo que simplemente recordaría la voluntad gubernamental a las empresas que permanezcan abiertas.

Un portavoz del Consejo de Jefes de la Policía Nacional, que representa a todas las fuerzas en Inglaterra y Gales, dijo: “Esperamos que los dueños de negocios quieran apoyar las medidas diseñadas para mantenernos a todos a salvo.”

“Vamos a vigilar como de costumbre. Si los oficiales ven abrir negocios específicos, les recordarán el consejo del gobierno.”

En principio, el gobierno no planea tomar medidas específicas para hacer cumplir los cierres creyendo que una instrucción directa del primer ministro debería ser suficiente para convencer a los locales públicos de cerrar sus puertas.

Sin embargo, los ministros están preparados para tomar más medidas la próxima semana reprimiendo las condiciones de sus licencias de funcionamiento, si fuera necesario.

Johnson dijo que el consejo científico sugiere que es necesaria una tasa de cumplimiento del 75% con las medidas de distanciamiento social para lograr el efecto deseado. Elogió a todos los que habían atendido el consejo del gobierno, pero reconoció que hasta ahora la población no ha hecho lo suficiente.

El número de muertos en Reino Unido por coronavirus aumentó el viernes a 177 — desde 144 el día anterior — con casi 4.000 personas que dieron positivo.

Durante la conferencia de prensa diaria en Downing Street, Johnson compareció flanqueado por Sunak, quien dijo que habría fondos disponibles para pagar el 80% de los salarios de los trabajadores hasta por un valor de £2,500 al mes, y así evitar que las empresas tengan que despedir a su personal.

Desde el anuncio del lunes muchos parlamentarios conservadores — incluido el exministro de comercio Greg Clark — se habían quejado de que muchas empresas tenían pocas opciones aparte de despedir a miles de empleados, dado que sus negocios perdían clientela de la noche a la mañana.

El martes, Sunak anunció un gran paquete de préstamos y otras medidas de apoyo empresarial — incluidos £330 millones en préstamos respaldados por los contribuyentes — pero Clark y otros se quejaron de que aún se trataba de un incentivo débil para que las empresas no despidieran a sus trabajadores.

El anuncio del viernes — negociado junto a grupos empresariales y sindicatos, y que ha incluido aumentos en el crédito universal y otros beneficios — marcó el tercer compromiso financiero multimillonario que el canciller ha hecho en 10 días.

El cierre de los pubs parecía ser el último ejemplo de la lucha del gobierno para ponerse al día con los sucesos globales. El viernes de la semana pasada se anunció la prohibición de reuniones masivas después de que se cancelaran decenas de partidos y conciertos; el cierre de escuelas en todo el país se confirmó el miércoles, cuando miles de maestros y estudiantes ya habían tomado la decisión de quedarse en casa.

Se esperaba que el cierre de locales de reunión abarcara solo Londres, y el temor a un “cierre” parece haber venido alimentando la compra de alimentos y otros productos básicos en la capital. Sin embargo, Johnson dijo que había consultado con las naciones delegadas — Escocia, Gales e Irlanda del Norte — y que las medidas se impondrían en todo el país.

También dijo que presidiría una reunión con ejecutivos de supermercados el sábado, en un intento por mantener las cadenas de suministro de alimentos funcionando normalmente.

Después de las críticas por la falta de instrucciones claras al público a principios de semana, los podios desde los que hablaban Sunak, Johnson y la subdirectora médica Jenny Harries llevaban el audaz mensaje: “Quédate en casa, protege al NHS, salva vidas”.

Johnson exhortó al público a cumplir, diciendo: “Poco a poco, día a día, por sus acciones, su moderación y su sacrificio, estamos poniendo a este país en una posición mejor y más fuerte, donde podremos salvar literalmente miles de vidas, de personas de todas las edades, personas que no merecen morir ahora. Personas cuyas vidas pueden, deben y serán salvadas.”

Harries dio más detalles sobre lo que los niños deberían y no deberían hacer, una vez que sus escuelas cierren en gran medida a partir del lunes. Hizo una advertencia contra reuniones sociales, citas para juegos infantiles [playdates] y deportes de equipo, y sugirió que los niños caminaran por los parques, pero sin entrar en contacto con otros.

Por su lado, el ministro de comunidades Robert Jenrick tuiteó una lista completa de los lugares afectados por el cierre, mencionando también casas de apuestas, salas de bingo, casinos, spas, museos y galerías.

En un signo de la naturaleza radical de la intervención del Tesoro para apoyar a las empresas mediante el pago de los salarios del personal, Len McCluskey, secretario general del sindicato Unite y aliado cercano de Jeremy Corbyn, lo calificó de “histórico, audaz y muy necesario”.

Se esperaba que Johnson anunciara medidas más estrictas en Londres en la conferencia de prensa diaria del jueves, pero simplemente destacó los avances en la comprensión científica del virus y afirmó que el Reino Unido podría “cambiar el rumbo” en 12 semanas.

El ministro de salud de la oposición Jon Ashworth — que había advertido el viernes que “los pubs y restaurantes parecen llenos de gente, pero los estantes de los supermercados parecen estar vacíos” — acogió con beneplácito el cierre.

“Nos preocupaba cada vez más que no se siguieran las medidas de distanciamiento social necesarias, por lo que ya habíamos solicitado esto antes. Todos tenemos que ajustar nuestro comportamiento para vencer a este virus,” dijo.

En Escocia, Nicola Sturgeon saludó la puesta en vigencia de cierres planificados, y dijo que la medida “salvará vidas”. Dirigiéndose a los ciudadanos de la tercera edad, Sturgeon les dijo que se mantuvieran alejadas de sus nietos “para que puedan estar con ellos y verlos crecer después”, y agregó: “Con compasión y amabilidad, y con la dedicación y experiencia de nuestro NHS, podemos y lo superaremos.”

En la conferencia de prensa del viernes, Johnson instó a la gente a que no decidiera salir a la calle una última noche antes de la medida: “Por favor, no lo hagas. Puedes creer que eres invencible pero no hay ninguna garantía de que tengas síntomas leves, y aún puedes ser portador de la enfermedad y transmitirla a otros.”

Respondiendo a las preguntas de la prensa el primer ministro confirmó que, si fuera necesario, el gobierno haría cumplir los cierres de grado o fuerza, pero agregó: “En realidad, creo que todos pueden ver el imperativo de hacer lo necesario.”

El anuncio marcó el final de una semana dramática, que comenzó con Johnson instando al público a evitar contactos sociales innecesarios.

———

Gobierno anuncia plan de rescate sin precedentes

El gobierno pagará los salarios de millones de trabajadores en toda Gran Bretaña para mantenerlos en su empleo, a medida que se intensifican las consecuencias económicas del brote de coronavirus.

En una medida sin precedentes del gobierno británico, el canciller Rishi Sunak dijo que el estado pagaría subvenciones que cubran hasta el 80% del salario de los trabajadores si las empresas los mantuvieran en su nómina, en lugar de despedirlos por el colapso económico. Los pagos extraordinarios tendrán un valor de hasta un máximo de £2,500 por mes, justo por encima del ingreso medio.

Apenas unos días después de que el gobierno anunciara un paquete de rescate comercial por valor de £350 mil millones para ayudar a las empresas a hacer frente al bloqueo de grandes sectores de la economía británica a medida que se propaga la enfermedad, el canciller describió su renovado plan como uno de los más completos del mundo y “sin precedentes en la historia británica”. Economistas de la City — el centro financiero londinense — dijeron que el nuevo plan costaría £78 mil millones adicionales.

Sunak dijo: “Estamos iniciando un gran esfuerzo nacional para proteger el empleo. En el futuro queremos recordar este momento como aquel en el que, ante un instante que definió a una generación, emprendimos un esfuerzo nacional colectivo y nos unimos. Depende de todos nosotros.”

El canciller dijo que sus compromisos eran “medidas sin precedentes para tiempos sin precedentes,” e hizo un llamamiento al público para que se apoye mutuamente.

“Ahora más que nunca en nuestra historia seremos juzgados por nuestra capacidad de compasión. Nuestra capacidad para superar esto no se limitará a lo que hacen el gobierno o las empresas, sino a los actos individuales de amabilidad que tengamos con el prójimo.”

Dijo que no habría límite en la financiación disponible para pagar los salarios de las personas. Los pagos se retrasarán a principios de marzo, estarán en funcionamiento en cuestión de semanas, se abrirán inicialmente durante al menos tres meses y podrían extenderse si es necesario.

En declaraciones directas a los empleadores — a medida que un número creciente de empresas británicas se tambalea al borde del colapso, dejando a millones de puestos de trabajo en suspenso — Sunak dijo: “El gobierno está haciendo todo lo posible para respaldarlos. Y yo les pido que hagan todo lo posible para respaldar a nuestros trabajadores.”

El gobierno también está aplazando el próximo trimestre de los pagos del IVA, lo que equivale a inyectar otros £30 mil millones en la economía y está diseñado para ayudar a las empresas a mantenerse a flote, agregó.

Sunak habló junto a Boris Johnson en la conferencia de prensa diaria de Downing Street, después de que las escuelas cerraran para la mayoría de niños hasta nuevo aviso y justo después de que el primer ministro anunciara el cierre forzado de pubs, restaurantes, teatros y otros locales sociales. Los cierres tendrán repercusiones dramáticas para la economía, y Johnson dijo que el paquete de ayuda financiera debía ser temporal y parte de un “objetivo conjunto” entre las personas y el gobierno para combatir la enfermedad.

“Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para ayudar. Apoyándolo directamente de una manera que el gobierno nunca ha hecho antes, además del paquete que ya hemos establecido para las empresas,” dijo Johnson.

Ante el empeoramiento de la crisis, el gobierno ha estado bajo una presión creciente en los últimos días para que haga más en apoyo a la gente común después de tomar medidas sin precedentes para ayudar a las empresas. Otros países han tomado medidas para apoyar a los trabajadores a medida que la pandemia mundial se intensifica, incluso en  Estados Unidos — donde la Casa Blanca está buscando hacer pagos directos en efectivo a los ciudadanos estadounidenses — y Dinamarca, donde el estado pagará el 75% de los salarios de los trabajadores.

Los trabajadores franceses despedidos temporalmente por sus empleadores debido a la crisis del coronavirus tienen derecho a reclamar un “beneficio parcial de desempleo” equivalente al 84% de sus salarios, y los empleadores están obligados a mantener sus empleos abiertos para ellos.

Sunak no proporcionó estimaciones sobre el costo del gobierno que paga los salarios de los trabajadores, ya que el precio dependerá de la extensión de las empresas que acepten la oferta. Hay alrededor de 33 millones de trabajadores en la fuerza laboral británica, con poco más de una décima parte de ellos por cuenta propia. Si bien el desempleo es actualmente el más bajo desde mediados de la década de 1970, se espera que aumente drásticamente.

La consultora Capital Economics dijo que las últimas medidas podrían costar alrededor de £78 mil millones, pero salvarán cientos de miles de empleos. Sin el subsidio salarial, el desempleo podría haberse duplicado hasta el 8% con más de 1.5 millones de personas sin trabajo, dijeron.

En cambio, ahora se espera que la tasa de desempleo alcance el 6% con aproximadamente 700,000 personas perdiendo su empleo.

El canciller también anunció medidas para fortalecer la red de seguridad de beneficios para las personas sin trabajo, aumentando el valor del crédito universal y los créditos fiscales en £1,000 al año para ayudar a más de 4 millones de hogares vulnerables en todo el país, en un paquete por valor de £7,000 millones. También destinó £1,000 millones de apoyo adicional para inquilinos, aumentando el beneficio de vivienda y el crédito universal para que la asignación de vivienda local cubra al menos el 30% de los alquileres de mercado en un área local.

El gobierno se ha visto obligado a revisar su enfoque para abordar el brote de Covid-19 a diario a medida que aumenta la gravedad de la pandemia de salud y el daño a la economía.

Economistas del Deutsche Bank han pronosticado que la economía británica podría sufrir la peor recesión en un siglo, superando la crisis financiera de 2008, con millones de trabajadores perdiendo sus empleos y la tasa de desempleo duplicada.

Sunak había destinado inicialmente £12 mil millones en el presupuesto de la semana pasada para suavizar el impacto de la pandemia de salud Covid-19, aunque el canciller se vio obligado rápidamente a regresar con nuevas medidas, mientras prometía hacer “lo que sea necesario” para que Reino Unido atraviese la crisis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s