THE INDEPENDENT – DOMINGO, 29 DE ABRIL 2018

Reino Unido está dispuesto a hacer una oferta a la UE sobre la inmigración futura, que implicaría poner en marcha después del Brexit legislación “muy similar” a las actuales normas de libre circulación.

Los negociadores británicos quieren adelantar la propuesta para coincidir con una cumbre del Consejo Europeo en junio, en un intento por desatascar el punto muerto en las conversaciones sobre su salida de Europa.

El plan vería un alto nivel de acceso a Reino Unido para los ciudadanos de la UE en el futuro, pero dejaría en poder del gobierno británico su detención bajo determinadas circunstancias.

Sin embargo, es probable que la propuesta enfurezca a los antieuropeístas, que verían una medida siquiera levemente parecida a la libertad de movimiento como una traición al resultado del referéndum de 2016: el sábado, el ministro David Davis, quien ha luchado por un Brexit más duro, estaba a punto de renunciar por la aparentemente blanda posición de Reino Unido acerca de la retirada de la UE.

Antes, un informe de peritos legales encargado en Belfast concluyó que, de todos modos, sería imposible impedir la entrada de personas a Reino Unido si Theresa May se mantiene fiel a su compromiso de evitar una frontera física con Irlanda.

La semana pasada también, el gobierno se ha visto bajo fuertes presiones para aceptar permanecer en la unión aduanera de la UE, un acuerdo que se alinearía con la nueva oferta sobre los derechos de inmigración.

Las noticias sobre la oferta planeadas por funcionarios británicos han sido corroboradas por fuentes en Whitehall y Bruselas, y formarían una parte clave de los esfuerzos de la primera ministra para forzar a la UE a alcanzar un acuerdo sobre relaciones futuras.

Una fuente del gobierno británico dijo que “se ha estado buscando la forma de dar un impulso a las conversaciones, y tratar este asunto es una forma de hacerlo”.

La oferta significaría que los ciudadanos europeos que entren en Reino Unido después del Brexit mantengan el beneficio de hacer su viaje sin visados. A partir de allí, podrían obtener el derecho a trabajar en el paí bajo un nuevo estatus migratorio diferenciado, exclusivo para ciudadanos que lleguen de la UE.

Estos elementos clave acercarían las nuevas disposiciones a las que los ciudadanos de la UE ya disfrutan, en virtud de las actuales normas de libre circulación que la primera ministra británica se había comprometido a cancelar.

No obstante, bajo el sistema propuesto el gobierno británico retendría el derecho de imponer un “freno de emergencia” o promulgar restricciones a la migración cuando sintiera la necesidad de hacerlo en el interés nacional.

Una fuente en Bruselas dijo: “Los británicos han dicho que esta idea podría hacer que las cosas se muevan de nuevo, y que se ve muy similar a la libre circulación. Veremos.”

A principios de esta semana, se filtró una carpeta de documentos del gobierno de Irlanda del Norte que incluía un informe sobre las negociaciones del Brexit, redactado por dos expertos de la Queen’s University Belfast.

El documento se preguntaba si evitar una frontera física entre Irlanda del Norte e Irlanda, con la que Reino Unido se ha comprometido, significaría un “acceso de puerta trasera” para Reino Unido.

Los expertos concluyeron en que mantener la frontera abierta significaría de hecho que “el acceso de puerta trasera sea inevitable”, una realidad que puede estar empujando a los negociadores de Reino Unido a proponer

en su oferta

un acceso más cómodo para los ciudadanos de la UE.

Evitar una frontera dura en Irlanda también tendría implicaciones para los acuerdos aduaneros entre la UE y Reino Unido en el futuro, con Bruselas inflexible en que esto signifique que Irlanda del Norte, y probablemente todo Reino Unido, permanezca en la unión aduanera.

La posición declarada públicamente de May, que ha dicho que retirará a Reino Unido de cualquier unión aduanera, ha sido puesta en duda después de que la ministra del interior Amber Rudd dijera el jueves que el gabinete todavía estaba decidiendo sobre el asunto.

Antes de la reunión de

este miércoles

en la que el gabinete discutirá el tema, el ministro David Lidington dijo: “Tenemos muy claro que cuando dejamos la Unión Europea dejamos el mercado único y la unión aduanera, pero la primera ministra también ha dicho que quiere un acuerdo de aduanas con la Unión Europea.”

Hace diez días, el gobierno no impidió que la cámara de los Lores aprobara una moción que busca mantener a Reino Unido en la citada unión aduanera, mientras que el jueves los Comunes aprobaron una moción similar sin votarla.

Durante el debate, suficientes diputados conservadores respaldaron la idea de una unión aduanera para potencialmente vencer al gobierno en una votación vinculante sobre el tema, que se espera en las próximas semanas.

Sin embargo, aunque la nueva oferta sobre inmigración se correlacionaría con la frontera irlandesa más abierta – con la que Reino Unido se ha comprometido – y los acuerdos aduaneros relacionados, aún no ha sido aprobada por el gabinete.

Es probable que ministros como Boris Johnson y Liam Fox – que apoyan el Brexit y una salida lo más completa posible – no vean con buenos ojos cualquier cosa que permita un alto nivel de acceso o trato preferencial para los ciudadanos de la UE. 

——-

En memoria de Alfie: foto de un homenaje al interior del hospital infantil Alder Hey (Liverpool), donde ha fallecido el menor Alfie Evans después de que se le retirara la asistencia vital

THE INDEPENDENT – JUEVES, 28 DE MARZO 2018

El ex primer ministro británico Tony Blair ha hecho un llamado a los parlamentarios laboristas para que voten en contra de Jeremy Corbyn, si creen que el líder del partido no toma el camino correcto con respecto al Brexit en los meses críticos hasta octubre: Blair ha dicho que tendrían que votar a conciencia si ven que el laborismo está instigando la retirada de Reino Unido sin saber a cabalidad cómo serán las relaciones futuras con Europa, y que los altos cargos de su partido temen que en el fondo Corbyn sea “anti-Unión Europea” y que todavía tenga las mismas opiniones negativas sobre la UE “que Tony Benn tenía hace 30 años”

Gráfico: “Especial sobre el Brexit: falta un

año”, con análisis y reportajes