El Covid ha vuelto… ¿nos tenemos que preocupar?

Conciertos y eventos abarrotados de gente, nuevas y desagradables variantes, y la inmunidad que se agota son tormenta perfecta para una nueva ola

Con el «mejor verano de la historia» ya en marcha — Glastonbury ha vuelto, Wimbledon ha vuelto, ¡nos quitamos las mascarillas! — para la mayoría de nosotros es un pecado reconocer el terreno frágil en el que podríamos estar tratándose de la pandemia. Es más, debido a dos variantes Ómicron de «escape inmunológico», la disminución de la protección de la población contra el virus y nuestro verano súper social hasta ahora, Reino Unido se encuentra en medio de un gran aumento en el número de contagios.

Los casos son los más altos desde abril con un total de 2,3 millones de personas que se estima que tuvieron el virus la semana pasada, un 32% más que la semana anterior. Si bien no es tan alto como los 4,9 millones del pico de la ola Omicron BA.2 a fines de marzo, significa que aproximadamente el 3,35% de la población tiene covid. Esa cifra era 0,1% en el verano de 2020.

Esta ola, sin embargo, es marcadamente diferente a las anteriores. El exitoso programa de vacunación significó el fin de las restricciones, por lo que por primera vez realmente estamos conviviendo con el virus del covid. Pero a medida que los casos continúan aumentando y la presión aumenta sobre el NHS, los expertos se preguntan si llegaremos a un punto crítico, y algunos sugieren que, si la situación empeora, quizás sea necesario reconsiderar el aislamiento.

Dos variantes de Ómicron, la BA.4 y la BA.5, han causado el aumento actual de casos en el país. Son altamente transmisibles y pueden evadir la inmunidad de una infección anterior o de la vacuna, lo que significa que incluso habiendo sufrido con la primera cepa de Ómicron, aún se puede contraer ésta. «Es fácil para estas cepas atravesar el muro de la inmunidad» explica Simon Clarke, profesor asociado de microbiología celular en la Universidad de Reading. “Esto se suma al hecho de que la inmunidad está disminuyendo todo el tiempo. Es como tratar constantemente de llenar un baño que gotea. Con la aparición de nuevas variantes, esto seguirá sucediendo.”

Afortunadamente, no hay evidencia que sugiera que las variantes causen enfermedades más graves (el síntoma más común informado de las nuevas variantes es dolor de cabeza), dice la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido (UKHSA), pero las hospitalizaciones van en aumento. El profesor Denis Kinane, científico fundador de Cignpost Diagnostics y destacado inmunólogo, está preocupado. “Está claro que el virus no va a desaparecer,” dice. “Hay algunas tendencias muy preocupantes en el aumento del número de contagios, en particular en comparación con los niveles de hace un año, y ya están provocando un aumento gradual de las hospitalizaciones. La preocupación ahora es que a medida que estas nuevas cepas se propaguen, la presión sobre el NHS se intensificará, con un número cada vez mayor de pacientes que requieren atención médica y un aumento de las ausencias del personal que se haya contagiado.”

Kinane piensa que nuestro verano de libertad con eventos de «superpropagación» como Glastonbury, las celebraciones del Jubileo y Wimbledon, han sido cruciales en la rápida transmisión de las variantes.

Además, el fin de las pruebas PCR y de antígenos gratuitas significa que muchas personas que tienen el virus ni se enteran de que lo tienen. Como anécdota, el profesor Clarke ha oído hablar de incidentes en los que los empleadores le dicen al personal que ignore las pruebas positivas y vayan a trabajar de todos modos. “Debemos ser conscientes de que esto podría salirse de control más rápido de lo que quisiéramos,” dice.

“Tal vez tengamos que controlarnos un poco. No es irracional que las personas quieran vivir sus vidas normalmente, y de ninguna manera estoy sugiriendo otro confinamiento, pero el uso de mascarillas podría ser una medida razonable.”

De hecho, varios hospitales del NHS ya las han recuperado después de habérselas quitado en junio. La doctora Lara Alloway, directora médica de Hampshire Hospitals NHS Trust, dijo: “Hemos tomado la difícil decisión de exigir que todo el personal, visitantes y pacientes usen mascarillas N95. Además, recomendamos encarecidamente el distanciamiento social de al menos un metro en nuestros hospitales. Estas medidas se han implementado debido a un aumento significativo en el número de pacientes con Covid en nuestros hospitales, tasas muy altas en la comunidad y niveles crecientes de enfermedad del personal.”

“El público está siendo admitido en el hospital con covid. No es por tenerlo, pero sigue causando un problema,” dice el profesor Clarke. “Es como tirar una piedra en un estanque, provoca olas.”

Las olas son una de las principales causas de preocupación para un NHS que ya está al borde del colapso. “Las autoridades están preocupadas por el nivel de presión que estamos viendo en esta época del año” dice Miriam Deakin, directora de política y estrategia de NHS Providers. “No ha bajado. Históricamente, se podría esperar un respiro en los meses de verano, pero ha habido una presión sostenida.”

Con el aumento de los casos de covid afectando la capacidad del NHS para hacer frente a los retrasos en la atención y aumentando la escasez de personal, existe una creciente preocupación sobre cómo serán el otoño y el invierno, especialmente si surgen brotes de gripe a principios de este año.

“En general, los próximos meses parecen muy problemáticos para el NHS,” dice Deakin. “Como ha dicho recientemente la doctora Jenny Harries (jefa de la UKHSA), sería lógico que el público tome precauciones adecuadas, como el uso de mascarillas en espacios cerrados. Todos queremos vivir con la covid, pero el hecho es que sigue siendo una enfermedad peligrosa si eres vulnerable o tienes problemas de salud preexistentes.”

Con el final de las pruebas gratuitas, es difícil establecer con precisión cuántas personas tienen Covid.

El profesor Kinane piensa que esto es un error por parte del Gobierno. “Debemos entender que el régimen de pruebas del Reino Unido, elogiado a nivel mundial, nos permitió un alto grado de visibilidad en cuanto al comportamiento del virus y, a menudo, nos permitió implementar tácticas que contenían de manera efectiva la propagación de nuevas variantes, sobre todo el fuertísimo lanzamiento de la vacuna de refuerzo o booster. El final de las pruebas gratuitas universales y la disminución resultante en la publicación de datos ha disminuido severamente nuestras capacidades para identificar, analizar y controlar la propagación de futuras variantes”.

Si bien es difícil medir con precisión el alcance de Covid en la comunidad, la industria hotelera sí lo está sintiendo. El restaurador James Chiavarini, que dirige el popular restaurante italiano Il Portico en Kensington High Street, dijo que las últimas dos semanas habían sido muy tranquilas.

“Ha habido una caída notable en los clientes y la afluencia,” dice. “Las cosas están más peligrosas que nunca. Especialmente ahora, que la posibilidad de trabajar desde casa está tan extendida.”

En Francia, donde las hospitalizaciones relacionadas con el virus están aumentando rápidamente, el gobierno está “invitando” a las personas a volver a llevar mascarilla. El doctor Quinton Fivelman, director científico del Laboratorio Médico de Londres, cree que lo mismo debería suceder aquí.

“Debería haber una campaña del gobierno para alentar a las personas a usar mascarilla en el transporte público y en lugares concurridos. No veo que vaya a haber un confinamiento. La gente no lo tomaría en serio y sería muy impopular, pero las mascarillas son algo que sí podemos hacer.”

“También sería bueno que el gobierno reintrodujera las pruebas gratuitas y el autoreporte. Conozco a cantidad de personas que han regresado de Glastonbury con Covid, pero dudo que haya un solo caso registrado.”

La esperanza de la inmunidad colectiva no se ha cumplido porque el virus sigue adaptándose, al igual que la gripe, explica. “Lo mejor que podemos hacer es tratar de ser cautelosos, y mantener nuestro sistema inmunológico con hábitos saludables.”

Sin embargo, el profesor Kinane advierte: “Si bien las vacunas nos han brindado una protección importante contra el virus, si los casos continúan aumentando y la tasa de contagio crece rápidamente, los cambios en las restricciones, como el uso obligatorio de recubrimiento facial, la orientación para trabajar desde casa, y quizás cambios en los requisitos de aislamiento, podrían ser opciones que podrían considerarse.”

En otoño se ofrecerán vacunas de refuerzo de Covid, pero solo a los mayores de 65 años. Algunos expertos, incluido el profesor Kinane, creen que deberían extenderse. “Con la disminución de la inmunidad en el tiempo es vital que, si se ofrece una dosis adicional de vacunación, la aceptación sea rápida y generalizada para obtener la máxima protección.”

Mientras tanto, los expertos observan con nerviosismo cómo se desarrolla la situación.

——————

Artículo de Giulia Crouch

Publicado en Evening Standard el viernes, 8 de julio de 2022

Traducido al español por Alejandro Tellería-Torres

Enlace al artículo original: https://www.standard.co.uk/insider/covid-cases-london-uk-new-variant-summer-2022-b1010633.html

Derechos reservados de la versión original en inglés:

©2022 ESI Media

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s